LA AMISTAD: UNA VIRTUD Y UN MISTERIO


La Amistad en las Sagradas Escrituras

La amistad ha sido mencionada e implicada a través de las Sagradas Escrituras con lecciones e historias de amigos tanto malos como buenos. En el libro de Sirácides (Eclesiástico) del Antiguo Testamento, encontramos una compilación de materias que incluyen éticas, proverbios, salmos de elogio y de lamento, reflexiones teológicas, exhortaciones homiléticas, y señaladas observaciones acerca de la vida judía y costumbres religiosas en el segundo siglo AC. Por ejemplo, “¿Qué pagarías por tener un amigo fiel? No tiene precio” (Sirácides 6:15). Y “Porque hay amigos de ocasión que no son fieles el día de la desgracia… El amigo fiel es refugio seguro: él que lo encontró ha hallado un tesoro” Sirácides 6:8, 14). “El que teme al Señor encontrará al amigo verdadero, pues así como es él, así será su amigo” (Sirácides 6:17).

El Libro de Rut en la Biblia es la historia de la valiente decisión de una viuda de salir de su patria, Moab, y viajar a Judá con su suegra Hebrea, quien ha perdido a su esposo y a sus hijos. Las palabras de Rut a Noemí son unas de las declaraciones de amistad y lealtad más grande en toda literatura: “Adonde tu vayas, iré yo; y donde tú vivas, viviré yo; tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios.  Dónde tu mueras, allí también quiero morir yo y ser enterrada” (Rut 1:16-17). Y la historia de Jonatán, en el primer Libro de Samuel en la Biblia, es un caso que muestra que los deberes de la amistad compiten con otras obligaciones y afectos.  La defensa de Jonatán a David, doblemente doloroso a causa de sus deberes filiales hacia su padre el Rey Saúl quien estaba celoso de la popularidad de David y su propio reclamo al trono, es uno de nuestros grandes ejemplos de lealtad en la amistad. (El Libro de las Virtudes por William J. Bennett, re-cuentos de historia por Jesse Lyman Hurlbut).

La amistad: Un Medio de Vida Compartida

Pablo Mahler en un artículo afirma: “las Amistades son muy importantes en nuestras vidas.  Desde una edad muy joven vemos que los niños rápidamente deciden quienes serán sus amigos, y más especialmente, quién será su mejor amigo. Es mucho más importante la elección de nuestros amigos que quien es popular, o quien nos hace sentir popular, y queridos.  Las personas con quienes decidimos ser amigos pueden hacernos o pueden destruirnos.” William J. Bennett, en El Libro de las Virtudes, también escribe, “Cada padre sabe cuán crucial es la elección de amigos para cada niño. Las amistades de la niñez dejan ver a sus padres lo que sus niños tenderán ser. Esto es muy importante debido a que los buenos amigos le ayudarán a ir por buenos caminos, y la mala compañía les pervertirá. Así que, importa quienes son los amigos de nuestros niños. También importa, como ejemplo a nuestros niños, quiénes son nuestros amigos.” La Biblia dice “el que anda con sabios se hace sabio, el que frecuenta a los insensatos se pervierte” (Proverbios 13:20).  Estemos de acuerdo o no, los amigos que escogemos nos afectarán a mejorar o a empeorar.

Ciertamente, es siempre vital en nuestro vivir encontrar amigos verdaderos con quienes compartimos nuestras buenas o malas noticias, nuestras preocupaciones, nuestras dificultades, y también de quienes buscamos sabiduría, buen consejo, y otras innumerables cosas. A través de la historia de la humanidad, se ha visto tantos ejemplos de ambos, traición y de amistad verdadera, aunque desafortunadamente se ha visto menos del último. Jesús mismo fue traicionado por uno de sus primeros discípulos, a pesar de haber estado tres años de Su misión en la tierra, y constantemente ofreció su amistad a sus discípulos, y a nosotros actualmente cuando dijo, “Ya no les llamo servidores…; les llamo amigos.” (Juan 15:15).

Desafortunadamente, es difícil encontrar amistad auténtica en nuestro presente mundo con una cultura de la muerte, llena de violencia, de odio y de hostilidad. Como consecuencia del enfrentamiento a la realidad de su mundo descristianizado más de medio siglo atrás, Eduardo Bonnín, fundador de nuestro Movimiento de Cursillo, con el carisma fundacional y junto con varios de sus jóvenes amigos como grupo núcleo, comenzó el Movimiento con la Amistad como una de las diez ideas fundamentales en la construcción de su base (Primeras Conversaciones de Cala Figuera). Eduardo Bonnín en su presentación sobre la Amistad (Ponencia nº 4) expresó, “la forma más profunda de convivencia es la amistad.” Las Ideas Fundamentales del Movimiento de Cursillo afirman la necesidad de la amistad, “En el Cursillo se da una convivencia, en la que el dirigente “se abre como amigo, sin querer averiguar diplomáticamente, taimadamente, la situación espiritual del cursillista. Sólo la vía de la amistad sincera ofrecerá válvulas para la apertura y el diálogo eficaz. Aquí la técnica está hecha de oportunidad, de delicadeza, de tacto, de sentido apostólico.” (Ideas Fundamentales #314)

 

La amistad: El Arte de la Felicidad

En su prólogo al libro la Amistad: El Arte de la Felicidad” por John Cuddeback, Curtis Martin escribió, “Nuestros corazones nos dicen que estamos hechos para la amistad, y que hay una realidad que corresponde a nuestro deseo, pero, ¿cómo nos damos cuenta de ello?” John Cuddeback nos ha dado una gran herramienta: la Amistad: El Arte de la Felicidad. “La auténtica amistad no simplemente acontece - es un arte que debe aprenderse, una habilidad que se debe practicar. La amistad nos muestra la sabiduría de los mayores, lo que las mejores mujeres y hombres del pasado han aprendido para forjar la amistad que perdurará.”  La mayoría de las ideas en este artículo, por lo tanto, son agradecidamente acreditados al Profesor John Cuddeback, quien nos enseña cómo aprender y practicar hacer amigos, hacerse amigos y hacerlos amigos de Cristo, que es la última meta de nuestro Movimiento de Cursillo.

Según el Dr. John Cuddeback, la verdadera amistad que nos lleva a la felicidad es para aquellos que viven cierta clase de vida, a saber una vida virtuosa.  No podemos tener amistad verdadera si no somos virtuosos. La clase de vida requerida para la amistad es una vida virtuosa. En nuestra sociedad, la mayoría de la gente piensa que saben lo que es amistad y que la tienen, y así se valora la amistad normalmente. Mientras que, muy pocas personas reclaman que ellos saben lo que es la virtud, o si lo practican. La falta de virtud en nuestra sociedad, por lo tanto, no parece molestarles. Pero tener amistad en ausencia de la virtud es contraproducente. El Dr. Cuddeback citó la primera carta de San Juan para demostrarnos su punto, “Si decimos que estamos con Él mientras caminamos en tinieblas, somos unos mentirosos y no estamos haciendo la verdad” (1 Juan 1:6). La virtud y la amistad verdadera son inseparables; juntos, son la clave a la felicidad humana.

Con respecto a la sabiduría de los antiguos sobre la amistad, el Dr. John Cuddeback indica que Aristóteles consideró la amistad como “una virtud o que implica virtud, y la amistad es además muy necesaria con miras a la vida. Ya que sin amigos nadie escogería vivir, aunque tuviera todos los demás bienes...” (La Moralidad de Nicomachean, 1155a1-3).  Por lo tanto, Aristóteles aclaró que vivir en amistad verdadera es vivir la buena vida, ser feliz.  Y en su libro arriba mencionado, el Dr. Cuddeback trata de ayudarnos entender cómo ser virtuoso y ser un verdadero amigo están necesariamente conectados uno con el otro, o son prácticamente la misma cosa.  Vivir una virtuosa vida requiere mucho más que simplemente saber qué es lo más importante. Las virtudes son para vivir la verdad que uno conoce. La virtud es un buen hábito. Realizamos buenas acciones, tales como ayudar a los necesitados, desarrollar un hábito de hacer esas buenas acciones. La definición de “virtud” en el Catecismo de la Iglesia Católica es semejante a la de Aristóteles. La justicia es “la virtud moral que consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que le es debido” (CCC 1807). Por ejemplo, un empleador paga a sus empleados un sueldo justo, aún cuando podría pagarles menos.

La amistad: Una Piedra Angular del Movimiento de Cursillo

Eduardo y sus amigos tienen que haber sido inspirados por el Espíritu Santo, es conocido como su Carisma Fundacional, el haber pensado en la amistad como una de sus ideas o factores fundamentales que constituyen o forman el Movimiento de Cursillo con su misión para llegar a ser testigos vivos de Cristo en los ambientes. Según el Dr. John Cuddeback, ya que en la amistad las personas están unidas en mutuo amor y en el amor de la virtud, los amigos comparten una visión de la buena vida y esforzándose para lograrlo.  Así pues las amistades proporcionan “mini-comunidades” dentro de la comunidad mayor; forman una unidad básica esforzándose por la perfección.  De esta manera, la mini-comunidad en amistad es muy semejante a la unidad natural más básica en nuestro Fin de semana de Cursillo, la “decuria”, y en nuestro Cuarto Día, la Reunión de Grupo.

Las Reuniones de Grupo, y Ultreyas que fomentan la Piedad, el Estudio, y la Acción con muchos testimonios vivos verdaderos están bien fortalecidas y firmes, a la vez proporciona la base necesaria para un fuerte y auténtico Movimiento de Cursillo en cualquier plano. Un Cursillista tiene un lugar en su Movimiento diocesano de Cursillo al tener un lugar en su Grupo de Amistad y en la Ultreya. El carácter de “mini- comunidades” o Reuniones de Grupo de amigos y las Ultreyas, determinan el carácter del Movimiento de Cursillo en el nivel diocesano o nacional. Al mismo extremo de amistad verdadera entre los Cursillistas en las Reuniones de Grupo y en las Ultreyas, así también las comunidades cristianas serán formadas por personas, o por grupos de personas unidos unos con otros en persecución de la virtud.  San Pablo mismo, durante el curso de su “independiente” ministerio y en presencia de algunas situaciones excepcionales, tuvo que adoptar algunas innovaciones doctrinales de justificar sus apelaciones continuas a los creyentes para agruparlos en comunidades unidas.  Innegablemente, Pablo triunfó dondequiera que él fue, creando muchas Iglesias, extremadamente unidas para sobrevivir y desarrollarse fuera de las atadas estructuras a las sinagogas (Documentos del Año Paulino de la Santa Sede). Las Ideas Fundamentales del Movimiento de Cursillo confirman, “El Grupo se funda sobre la fuerza asociativa de la amistad. Y la amistad, dijo Pablo VI cuando dio a nuestros Grupos “carta de ciudadanía'', se funda en afinidades espirituales que proporcionan gusto y fervor, excitan la imaginación, y facilitan los esfuerzos del apostolado que, tal vez por sí mismo, ninguno se atrevería a realizar.” (IF #432).

Para ayudarnos entender más acerca sobre la amistad verdadera, el Dr. John Cuddeback dirigió nuestra atención a la sencilla pregunta de Aristóteles: ¿Qué, los amigos hacen juntos? Y las respuestas son: “‘los amigos hacen el bien unos a otros’ y ‘conviven” (Moralidad de Nicomachean, 1157b7). El Dr. Cuddeback interpretó las ideas de Aristóteles como “los amigos quieren vivir la misma vida juntos, actuar juntos, pasar sus días juntos, etc…” El giró nuestra atención a cómo los amigos crecen en virtud juntos, primero respecto a la virtud moral(la Amistad es una de las ayudas naturales más críticas para caminar el sendero recto y estrecho), y entonces con respecto a la virtud intelectual(anteriormente se mencionó la Sabiduría como el ejemplo más importante de una virtud intelectual.) La virtud intelectual y moral no son fáciles de formar, y ello requieren tiempo y esfuerzo, agregó él.  Aristóteles considera el papel de una buena conversación, conocido en nuestro Movimiento de Cursillo como el contacto personal, es de central importancia en la amistad. Ciertamente, la conversación debe de ser acerca de la comunicación de la verdad, que no es nada menos que compartir sobre lo inminente. Los amigos se ayudan unos a otros a crecer en la profundidad de la verdad, y crecen en los hábitos de buscar con profundidad un mayor conocimiento.  Nuestra presente sociedad o medio ambiente están agobiados con altas formas de tecnología, tales como los teléfonos, la televisión, los juegos de videos, la música, el ‘Internet’, el correo electrónico, mensaje de ‘texting’, etc…, lo que indudablemente llegan a ser obstáculos a la conversación o el contacto personal con y entre amigos, y tienden a aislar a las personas. Los Cursillistas están alentados a convertirse en testigos vivos de la amistad en Cristo Jesús en su Cuarto Día para poder vivir juntos y para compartir lo fundamental cristiano en el mundo moderno, tal como el siguiente informe de noticias, que la Compañía de Noticias ABC hizo en su asombroso titular el 22 de diciembre, de 2008. Un Despido Involuntaria De Empleo Resulta en Un Regalo De Navidad Para Una Familia: Ralph Hanahan Renunció a Su Trabajo Para que Su Amigo Pudiera Permanecer Empleado.

Mike Camp y Ralph Hanahan trabajaban juntos durante cinco años como dos personas que ayudaban con las computadoras en la Escuela de Artes y Humanidades del Gobernador en Greenville, S. C.  Si una computadora dejaba de funcionar o un correo electrónico no podía ser abierto, los maestros y los estudiantes recurrían a ellos por ayuda.  “Trabajamos como un equipo... y bien intercambiable... casi como dos mitades del mismo corazón,” dijo Camp, de 40 años.

Pero cuándo la tormenta de la crisis económica de la nación golpeó a Carolina del Sur, Hanahan, de 55 años, se preocupaba que la escuela fuera forzada a escoger entre él y Camp. Camp dijo, “pienso que él se dio cuenta que si las tendencias no cambiaban, habría despedidos en la escuela y que uno de los dos fuéramos victima.”

Efectivamente, la escuela informó el mes pasado al personal que un desconocido número de empleados serían suspendidos en las semanas venideras. Para desfondar alguna decisión difícil y ayudar a su amigo menor, Hanahan hizo algo que alarmó a la escuela y al pueblo.

“Ralph, verdaderamente, dio un paso hacia delante y dijo, 'si usted tiene que hacer esto, me debe tomar a mí,’” le dijo al presidente de la escuela Bruce Halverson. Hanahan, que había trabajado más de 20 años como empleado del estado, se ofreció a tomar el despido y salvar a Camp de la lista de los que iban a ser despedidos. “Estoy asombrado que alguien en estos días y en estos tiempos haga tal cosa,” dijo Camp. “El tendrá nuestra gratitud para siempre.” Camp sorprendió a Hanahan en Buenos Días América hoy y ofreció su agradecimiento por el sacrificio que hizo.  “

La amistad: Un Útil instrumento En la Evangelización

El Manual de Dirigentes declara, “El Movimiento de Cursillo, mediante la experiencia de los fundadores, descubrió que la amistad puede ser puesta al servicio de Cristo y de la Iglesia satisfaciendo al mismo tiempo las necesidades de los individuos para formar parte de una comunidad.”

El ya fallecido Cardenal Vietnamita Nguyen Van Thuan, anterior Presidente del Concilio Pontificio para la Justicia y la Paz, era bien conocido por su testimonio de Jesucristo a lo largo de sus 13 años en prisiones comunistas en Viet Nam.  En diciembre de 1999, fue sugerido e invitado por el Papa Juan Pablo II a compartir los testimonios de sus 13 años de confinamiento en prisiones comunistas en el Retiro de la Cuaresma para la Curia Romano en el Año 2000.  En una meditación, el Cardenal dijo que él estuvo asombrado que su amor cristiano en amistad pudiera transformar a sus guardias de la prisión y el ambiente de la prisión.  Esto es uno de sus testimonios:

“Cuando fui puesto en el confinamiento solitario por los comunistas en Viet Nam, me asignaron cinco hombres para darme guardia, tenía dos permanentemente presentes día y noche. Cada dos semanas venía un grupo nuevo de guardias para que no fueran “contaminados” por mí.  Un tiempo después el encargado de la prisión paró de proporcionar guardias de uno en uno y por tan corto tiempo, ya que la administración estaba preocupada que el personal entero de seguridad de la prisión pronto sería “contaminado” por mí.  Los guardias fueron ordenados a no hablar conmigo. En los primeros pocos días, ellos simplemente se limitaban a contestar “sí” o “no” o tal vez decían algo muy brevemente cuando yo les preguntaba algo. Yo no me desanimé por su hostil actitud pues pensé del amor de Dios hacia ellos. Una mañana, traté de romper el hielo ofreciéndome a contarles historias acerca de mis viajes al exterior, acerca de la vida, la cultura, la economía, la tecnología, la libertad, la democracia en algunos países que he visitado, como Canadá, Japón, las Filipinas, Singapur, Francia, Alemania, Australia, Austria, etc. Esto estimuló su curiosidad, incitándoles a hacerme muchas preguntas. Yo siempre les dije las respuestas. Pronto, llegamos a ser amigos.  Ellos quisieron aprender un idioma extranjero, el francés o el inglés… yo con gusto los ayudé. ¡Gradualmente, mis guardias de la prisión llegaron a ser mis estudiantes! El ambiente de la prisión cambió, la relación entre nosotros mejoró.  Aún sus superiores, quienes notaron mi trato a sus subordinados amable y amistosamente, no sólo me pidieron que continuara ayudándolos sino que ellos también me mandaron a otros hombres a mí para las lecciones de idioma. “

El Cardenal Nguyen Van Thuan relató una historia acerca de dos guardias de la prisión que tomaban algunos cursos en latín en algún lugar porque ellos fueron designados a escudriñar los documentos de la Iglesia. El había mirado sus cuadernos; él dijo que ellos parecieron aprender el latín bien. Uno de ellos quería que el Cardenal le enseñara canciones en latín.  El Cardenal cantó algunos himnos para que escogiese: Salve Regina, Veni Creator, Ave Maris Stella, etc. El decidió aprender “Veni Creator”. El Cardenal le copió la canción, la cual aprendió poco después. El Cardenal continuó su historia, “Entonces cada mañana a las 7 en punto, yo lo escuchaba bajar la escalera de madera al traspatio para sus rutinarios ejercicios físicos. ¡Al tomar su baño fuera de las palanganas de lavado cerca de mi celda, él cantaba el “Veni Creator Spiritus”… fui profundamente conmovido, preguntándome ¡cómo un agente secreto comunista podría cantar el “Veni Creator” para yo escucharlo! Creí que el Espíritu Santo usó maravillosamente a este ateo para ayudar a un obispo Católico encarcelado para orar porque él estaba demasiado débil y demasiado abatido para poder continuar orando. Sólo los guardas de seguridad tenían el permiso para cantar canciones religiosas en alta voz en ese ambiente. “

El Cardenal Nguyen Van Thuan mencionó a un preso particular que había sido comunista oficial de alto rango pero fue arrestado por sus prácticas corruptas y fue asignado como su compañero de celda para espiar al Cardenal, pero luego ambos llegaron a ser buenos amigos. El día antes su liberación, ese amigo prometió orar por el Cardenal Van Nguyen Thuan.  El le dijo al Cardenal, “Mi casa está cerca de LaVang, sólo a 3 kilómetros. Iré allí a orar por usted.” LaVang es el lugar de la aparición de Nuestra Dama en 1798 en Vietnam para consolar y proteger a los católicos que se esconden allí de la persecución religiosa.  Y como resultado, desde entonces, la gente vietnamita dio a Nuestra Santa Madre el título de 'Nuestra Dama de LaVang'. El Cardenal creía en la sinceridad y honestidad de su amigo, pero estaba dudoso sobre la promesa de un hombre comunista de orar por él. El Cardenal continuó su historia, “Seis años después, mientras continuaba en el confinamiento solitario, recibí una carta de mi compañero de celda, el Sr. Hai. ¡Fue realmente una sorpresa! Más asombroso aún eran sus propias palabras, como siguen: Estimado Thuan (nombre dado de Cardenal vietnamita), he prometido orar a La Dama de LaVang por usted.  Cada domingo, si no llueve, cuando suena la campana de la iglesia, yo monto mi bicicleta y me dirijo hacia la gruta en Su honor para orar por usted ya que la iglesia fue destruida en la guerra. Oraba así: ‘Querida Maria, yo no soy un creyente cristiano, ni sé hacer ninguna oración. Sin embargo, he prometido orar a usted a favor de mi amigo Thuan; por eso, estoy aquí. Usted sabe lo que él necesita, así que por favor otórgaselo.’” El Cardenal fue tocado de admiración por un momento, leyendo la carta una y otra vez. ¡Entonces, cerró los ojos, diciendo: “Querida Madre, tu has utilizado a este amigo mío comunista para enseñarme cómo orar; ciertamente tu has contestado sus oraciones, de otro modo yo no hubiera podido sobrevivir hasta ahora!”

San Pablo: Amigo Ejemplar En Nuestro Cuarto Día

Es apropiado y conveniente para nosotros Cursillistas frecuentemente reflexionar en la vida de nuestro Patrono San Pablo, mientras nuestra Iglesia Católica ha estado celebrando el Año del Jubileo (Aniversario) de San Pablo, del 29 de junio, 2008 - 2009, y debemos estudiar diligentemente su estilo evangelizador.  Hay muchas lecciones que podemos aprender de nuestro Santo Patrono para poder realizar fielmente la finalidad de nuestro querido Movimiento, y también la Misión de la Iglesia. La sra. Dale O’Leary (Avon Park, FL) contribuyó con una reflexión diaria titulada Amigos Para Siempre (10 de noviembre) acerca de la segunda Carta de San Pablo a Timoteo (2 Tm 1:4-5), impreso en el libro 'Orando con San Pablo', publicado por Magnificat en el 2008. Es un ejemplo  muy apropiado.

“San Pablo había predicado en muchas ciudades. Podemos ver desde sus cartas que él había hecho cercanas relaciones naturales y espirituales, y cuando estuvo preso en Roma se recordaba de aquellos amigos.  El sabía que nunca vería la mayoría de ellos otra vez - en esta vida. Mudarse es duro. Viví en siete estados diferentes y en dieciséis hogares diferentes.  Cada mudanza significó dejar atrás amigos queridos. La despedida a menudo era un tiempo de lágrimas. Prometimos mantenernos en contacto, pero entonces las tarjetas de Navidad regresaban sin abrir, los correos electrónicos regresaban “destinatario desconocido,” era como alguien, quien tocó nuestras vidas, que compartió nuestras alegrías y penas, y se nos había perdido. Tal vez nunca les volvamos a ver otra vez - en esta vida.

Cuando el profeta Agabus dijo a los amigos de San Pablo en Cesárea que si Pablo iba a Jerusalén, sería detenido y entregado a los Gentiles como prisionero, ellos lloraron y le rogaron a no ir allá. San Pablo no fue disuadido; si esta era la voluntad de Dios, él iría.

Hay momentos cuando el marcharse lejos de la familia y de los amigos es tan difícil que sentimos que se nos rompe el corazón, mas tenemos que confiar que Dios sabe lo que es mejor para nosotros.
Tuve tal experiencia.  Pensé que habíamos encontrado el lugar perfecto - un pueblo, una iglesia, una casa, todo lo que había soñado, y más que nada maravillosos amigos. Y entonces mi esposo cambió de trabajo a otra ciudad - un lugar donde yo no quería vivir. Yo no quería mudarme.  Cuestioné el plan de Dios, pero mirando hacia atrás veo muy claramente que la mudanza era el plan de Dios, no tan solo para mi esposo, sino para mí, para mi trabajo, para cada uno de mis hijos.

Mis lágrimas se convirtieron en alegría, y sé que un día me reuniré en el cielo con los amigos que dejé atrás.”

En conclusión, imitemos a Simeón y a San Pablo.  Mientras más cerca estemos a Jesús, más Le reconoceremos.  Si escuchamos, Le podemos oír en la calma de nuestros corazones, diciéndonos palabras de amor y de afirmación. Si miramos, Le veremos en nuestra familia y amistades, en nuestros hermanos y hermanas en Cristo, en el pobre y el necesitado alrededor de nosotros - y sobre todo en el milagro de la Eucaristía. Así que tomémosle en nuestros brazos, y permitamos que nos lleve a cada uno de nosotros en Su corazón. (La Palabra Entre Nosotros- 29 diciembre, 2008).

¡Ultreya!

Volver >>